Inicio de sesión »

Terapia con radiación en las mamas o la pared torácica

Esta información la ayudará a prepararse para la terapia con radiación en las mamas o la pared torácica, incluido qué esperar antes, durante y después del tratamiento. También aprenderá sobre los efectos secundarios y cómo cuidarse durante el tratamiento.

Recibirá radiación de haz externo para tratar el cáncer. Se dirige un haz de radiación desde una máquina de tratamiento hacia el lugar del tumor. El haz atraviesa el cuerpo y en su recorrido destruye las células cancerosas.

Es posible que se aplique radiación a la mama después de una cirugía o lumpectomía o a la pared torácica después de una mastectomía. También puede que reciba terapia con radiación en los ganglios linfáticos que se encuentran cerca de la clavícula o debajo del brazo.

Simulación

Antes de comenzar el tratamiento, se le realizará un procedimiento de planificación del tratamiento llamado simulación. Esto se hace para estar seguros de que:

  • esté mapeado el lugar de su tratamiento,
  • usted reciba la dosis correcta de radiación,
  • la dosis administrada a los tejidos circundantes sea lo más pequeña posible.

Durante la simulación, se le realizarán radiografías y se le harán marcas en la piel. Estas marcas identifican la zona que se tratará.

La simulación tomará de 60 a 90 minutos. En la simulación participarán terapeutas de ambos sexos.

Cómo prepararse para la simulación

No se necesita una preparación especial para la simulación. Puede comer y beber como lo haría normalmente.

Durante la simulación estará acostada con el brazo elevado por encima de la cabeza durante un tiempo prolongado. Si cree que estará incómoda acostada y quieta en esta posición, traiga ibuprofeno (Advil®) o su medicamento habitual para el dolor a la simulación. Tómelo cuando llegue para el procedimiento. Si cree que puede sentirse nerviosa durante el procedimiento, hable con su médico sobre qué medicamento podría ser útil.

Si recientemente tuvo la cirugía, continúe haciendo los ejercicios de brazos. Esto ayudará a garantizar que pueda elevar el brazo hasta la posición necesaria durante la simulación.

Día de la simulación

Vístase en forma cómoda. No use aros o collares.

Cuando llegue a su cita, su radioterapeuta la recibirá y le tomará una fotografía de su rostro. Esta fotografía se utilizará para identificarla durante su tratamiento.

Su terapeuta le explicará en qué consiste la simulación. Si todavía no firmó un formulario de consentimiento, su oncólogo radioterapeuta revisará todo con usted y le solicitará su firma. Sus terapeutas no comenzarán la simulación sin su permiso.

Durante la simulación

Para la simulación, deberá quitarse la ropa de la cintura hacia arriba y colocarse una bata. Podrá dejarse el calzado puesto. Si tiene una peluca, turbante o gorra, posiblemente deba quitársela. Sus terapeutas le ayudarán a acostarse en una mesa. Según el lugar del tratamiento y el tamaño de su mama, se la podrá colocar boca abajo o boca arriba. Si debe permanecer acostada boca abajo, sus terapeutas le ayudarán a subir a una plataforma alta de madera y ponerse en su posición. Independientemente de la posición en que se encuentre, se le colocará el brazo del lado afectado (el lado en el que se le realizó la cirugía) por encima de su cabeza. Se le abrirá la bata durante el procedimiento, para exponer sus mamas y el pecho. Sus terapeutas harán todo lo posible por asegurar su comodidad y privacidad.

Si bien la mesa tendrá una sábana encima, la mesa es dura y no está acolchada. Si no tomó un medicamento para el dolor y piensa que puede necesitarlo, infórmeselo al terapeuta antes de que comience la simulación. Además, la sala está habitualmente fría. Si en algún momento se siente incómoda, infórmeselo a su terapeuta.

Durante la simulación, sentirá que la mesa se mueve a diferentes posiciones. Las luces de la sala se encenderán y apagarán y verá luces de láser rojas en cada pared. Sus terapeutas usan estas luces de láser como guía cuando la colocan en su posición en la mesa. No mire el haz rojo en forma directa, dado que puede dañarle los ojos.

Si bien sus terapeutas entrarán y saldrán de la sala durante la simulación, siempre habrá alguien que pueda verla y escucharla. Escuchará a sus terapeutas hablando entre ellos mientras trabajan. Explicarán lo que están haciendo, pero usted no debe hablar una vez que hayan comenzado, dado que esto puede cambiarla de posición. No obstante, si se siente incómoda o necesita ayuda, infórmeselos a sus terapeutas.

Para ayudarla a pasar el tiempo, sus terapeutas podrán ponerle un CD. Puede traer uno propio de su hogar, si lo desea.

Posición

Si se acuesta boca abajo, verá que la mesa tiene un recorte para colocar correctamente sus mamas.

Si está acostada boca arriba, posiblemente se le coloque un molde en la parte superior del cuerpo para ayudarla a permanecer en la misma posición cada vez que reciba su tratamiento. Sus terapeutas colocarán un líquido tibio en una bolsa grande de plástico que se cerrará herméticamente y colocará sobre la mesa. Usted deberá acostarse encima de la bolsa, boca abajo, con el brazo del lado afectado elevado por encima de la cabeza. Al principio, el líquido se sentirá tibio, pero se enfriará a medida que se endurezca. Mientras se está enfriando, sus terapeutas pegarán la bolsa a su piel con cinta adhesiva para que adopte la forma de la parte superior de su cuerpo y su brazo. Este procedimiento demora unos 15 minutos. En ocasiones se podrá usar un soporte supino para mamas en lugar del molde.

Durante la simulación, y cada día de su tratamiento, estará acostada en este molde, sobre el soporte supino para mamas, o sobre el recorte para ayudarla a permanecer en la posición correcta.

Imágenes radiográficas

Se le harán radiografías del área que se tratará. Estas se realizan en una máquina de radiografías denominada simulador o en una máquina de tomografía computarizada (CT) denominada AcQ-Sim. Esas imágenes solo se usan para mapear su tratamiento. No se usan para el diagnóstico ni para buscar tumores.

Durante el estudio, oirá que los aparatos se encienden y se apagan. Aunque el ruido le parezca fuerte, sus terapeutas podrán oírle si necesita hablarles. Tardará aproximadamente 45 minutos en hacerse las radiografías.

Una vez que las radiografías estén hechas, un integrante del personal del servicio de física hará una medición de su mama. Esto se usa como ayuda para garantizar la precisión del plan terapéutico.

Marcas en la piel (tatuajes)

Los terapeutas dibujarán en su piel con un rotulador. Luego, harán marcas con tinta permanente, llamadas tatuajes, con una aguja estéril y una gota de tinta. La sensación al realizar esto es la de un pinchazo. Las marcas de los tatuajes no son mayores que la cabeza de un alfiler. Se le harán entre 5 y 7 tatuajes en la parte superior del cuerpo. Las marcas con rotulador se pueden lavar después de la simulación. Los tatuajes son permanentes y no podrá eliminarlos con el lavado. Si le preocupa que le hagan tatuajes como parte de la terapia con radiación, hable con su médico.

Una vez que los tatuajes estén hechos, sus terapeutas tomarán varias fotografías en su posición de simulación. Las fotografías y las marcas de los tatuajes se usarán para colocarla correctamente en la mesa el día del tratamiento.

Después de la simulación

Planificación del tratamiento

Al final de la simulación, le daremos cita para su procedimiento de preparación. Esta es la última cita antes de que comience el tratamiento.

Entre la simulación y el procedimiento de preparación, el oncólogo radioterapeuta trabajará con un equipo para planificar su tratamiento. Usarán las radiografías de simulación y TC para diseñar los ángulos y formas de los haces de radiación. También determinarán la dosis que recibirá su cuerpo. Los detalles se planifican y verifican atentamente. Esto dura entre 5 días y 2 semanas.

Programación del tratamiento

Al final de la simulación, el terapeuta le preguntará a qué hora del día le gustaría tener los tratamientos. Trataremos de darle el horario de su preferencia. Sin embargo, necesitamos un margen 2 horas porque es posible que el horario que usted desee no esté disponible. La trasladaremos al horario de su elección una vez que esté disponible. Queremos que sepa que nos esforzaremos por darle lo antes posible el horario de cita que elija.

Las terapia con radiación se administran a diario, de lunes a viernes, durante unas _______ semanas. Debe venir todos los días a recibir su tratamiento. Es posible que el tratamiento no sea eficaz si se salta o falta a una cita. Si se necesita más tiempo debido a circunstancias imprevistas, el oncólogo radioterapeuta se lo dirá. Permanecerá en el servicio unos 60 minutos cada día. Si necesita un cambio de horario por cualquier motivo, hable con su radioterapeuta.

Procedimiento de configuración

Antes del primer tratamiento, se le programará un procedimiento de configuración. Esto generalmente dura alrededor de 1 hora. Si el medicamento para el dolor fue útil durante la simulación, posiblemente desee tomarlo antes de este procedimiento.

Cuando acuda para el procedimiento, la conducirán vestidor y le pedirán que se ponga una bata. Sus terapeutas la llevarán a la sala en la que recibirá su tratamiento cada día. La colocarán en la mesa. Permanecerá tumbada exactamente como estuvo el día de la simulación. Se le harán radiografías especiales denominadas películas con rayos para asegurarse de que su posición y el área a tratar sean las correctas. Las películas con rayos se repetirán durante su tratamiento. No se usan para ver cómo responde su tumor al tratamiento.

Comenzará el tratamiento poco después del procedimiento de configuración, generalmente al día siguiente.

Vitaminas y suplementos alimenticios

Muchas pacientes preguntan si pueden tomar vitaminas durante el tratamiento. Puede tomar un complejo multivitamínico diariamente, si lo desea. No tome más de la cantidad diaria recomendada de cualquier vitamina. No tome ninguna otra vitamina o ningún suplemento sin hablar con su médico. Esto incluye suplementos nutricionales y a base de hierbas.

Durante su tratamiento

Después de anunciarse en la recepción, siéntese en la sala de espera. Cuando sus radioterapeutas estén listos para atenderla, le pedirán que se cambie. Deberá ir al vestuario, desvestirse de cintura para arriba y ponerse una bata. Puede dejarse el calzado puesto durante el tratamiento.

Cuando la llamen para el tratamiento, los terapeutas la colocarán en igual posición que el día del procedimiento de configuración, ya sea tumbada boca abajo, en la plataforma sobre el recorte para las mamas, o tumbada boca arriba, sobre el molde. Se le colocará uno o ambos brazos por encima de la cabeza. En su tratamiento podrán participar terapeutas de ambos sexos, pero se hará todo lo posible para garantizar su comodidad e intimidad.

Una vez que esté colocada en la posición correcta, sus terapeutas saldrán de la sala, cerrarán la puerta y comenzarán el tratamiento. No verá ni sentirá la radiación, pero podrá escuchar el aparato a medida que se mueve alrededor suyo y cuando se encienda y apague. Permanecerá en la sala de tratamiento durante 10 a 20 minutos, según su plan terapéutico. La mayor parte de este tiempo se empleará para colocarla en la posición correcta. El tratamiento en sí solo dura unos pocos minutos.

Si bien estará sola durante el tratamiento, sus terapeutas la verán en un monitor y la escucharán a través de un intercomunicador en todo momento. Respire normalmente durante el tratamiento, pero no se mueva. No obstante, si se siente incómoda o necesita ayuda, hable con sus terapeutas. Estos podrán apagar el aparato y acercarse para verla en cualquier momento, si fuera necesario.

Ni usted ni su ropa se volverán radioactivas durante el tratamiento o después del mismo. Puede estar rodeada de otras personas de manera segura.

Refuerzos

Si está recibiendo radiación después de una lumpectomía, su terapia con radiación se dirigirá a toda la mama afectada durante 3 ½ a 5 semanas. Posteriormente, podrá recibir una dosis adicional de radiación denominada “refuerzo”. Los refuerzos dirigen la radiación al área donde se encontraba el tumor o las células cancerosas.

Antes de los refuerzos, su médico le hará más marcas en la piel con un rotulador para delinear el campo que recibirá el refuerzo. Deberá llevar una camisa que no le importe que se manche del color del rotulador. Estas marcas en la piel no son permanentes. No las lave con agua hasta que haya finalizado su tratamiento.

Durante el refuerzo, recibirá la misma cantidad de radiación que recibió en sus tratamientos. Sin embargo, se dirigirá a un área más pequeña. Este proceso implica recibir otros 3 a 7 tratamientos. Podrá haber un descanso de algunos días entre el final de la radiación en toda la mama y el inicio del refuerzo. Posiblemente se la trate con un aparato diferente durante el refuerzo o se cambie la posición de tumbada boca abajo a tumbada boca arriba.

Si está recibiendo radiación en la pared torácica o en los ganglios linfáticos cercanos a la clavícula o bajo el brazo, recibirá de 5 a 5 ½ semanas de tratamiento. Puede que no necesite un refuerzo. Su oncólogo radioterapeuta le explicará su cronograma.

Visitas semanales durante el tratamiento

Su oncólogo radioterapeuta y su enfermero/a especialista en terapia con radiación la verán cada semana para evaluar la respuesta al tratamiento. Esta visita será antes o después de sus tratamientos cada ________________. Debe planificar su permanencia en el servicio durante alrededor de 1 hora adicional esos días.

Durante estas visitas, debe hacer las preguntas y comentar cualquier cuestión que le preocupe. Si necesita hablar con su oncólogo radioterapeuta o enfermero/a especialista en terapia con radiación entre estas visitas semanales, pida al personal de apoyo o a sus terapeutas que se pongan en contacto con ellos cuando acuda para el tratamiento.

Efectos secundarios

Algunas personas desarrollan efectos secundarios a la terapia con radiación. Los tipos de efectos secundarios y su gravedad dependen de muchos factores. Estos incluyen la dosis de la radiación, la cantidad de tratamientos y la salud general. Los efectos secundarios pueden ser peores si también está recibiendo quimioterapia. A continuación se mencionan los efectos secundarios más frecuentes de la terapia con radiación en la mama o en la pared torácica. Puede que usted tenga todos, algunos o ninguno de ellos.

Reacciones en la piel y el vello

Durante el ciclo de terapia con radiación, su piel y el vello en el área que se está tratando cambiarán. Esto es normal y esperado. Después de 2 a 3 semanas, su piel se tornará de color rosa o bronceada. A medida que el tratamiento continúe, podrá ponerse rojo brillante o muy oscura. También podrá sentirla seca o tener picor y puede parecer escamosa. La reacción cutánea por la terapia con radiación generalmente llega a su máximo al cabo de 1 a 2 semanas de terminar la terapia con radiación y comienza a sanar a partir de ese momento.

Posiblemente también note un sarpullido, especialmente en cualquier área que haya estado previamente expuesta al sol. Si bien esto puede ser un efecto secundario del tratamiento, un sarpullido también podría ser un signo de infección. Si aparece un sarpullido en cualquier momento durante su tratamiento, informe a su médico o enfermero.

En ocasiones, la piel de áreas sensibles, como debajo de la mama o del brazo y cerca de la clavícula, puede desarrollar ampollas, abrirse o despegarse. Si esto ocurre, informe a su médico o enfermero/a. Su enfermero/a le colocará apósitos o cremas especiales y le enseñará cómo cuidar su piel. Su médico podrá interrumpir el tratamiento hasta que su piel sane. Esta reacción cutánea en ocasiones se torna más grave durante la semana después de realizar el tratamiento. Si esto ocurre, llame a su médico o enfermero/a. Su piel sanará gradualmente después de que haya finalizado su tratamiento, pero suele tardar de 3 a 4 semanas.

Puede perder parte o todo el vello bajo el brazo. El vello generalmente volverá a crecer de 2 a 4 meses después del fin del tratamiento.

A continuación le ofrecemos unas recomendaciones para ayudarle a cuidar su piel durante el tratamiento. Siga estas recomendaciones hasta que su piel mejore. Estas directrices se refieren solamente a la piel del área que se está tratando.

Mantenga la piel limpia

  • Báñese o dúchese diariamente con agua tibia y un jabón suave sin perfumes, como Neutrogena®, Dove®, jabón para bebés, Basis® o Cetaphil®. Aclárese bien la piel y séquela dando palmadas con una toalla suave.
  • Cuando se lave, trate suavemente la piel del área que está siendo tratada. No se lave con una manopla de ducha ni se restriegue con un paño o un cepillo.
  • Las marcas de los tatuajes que se le realizaron antes del tratamiento son permanentes y no desaparecerán con el agua. Puede que le hagan otras marcas durante el tratamiento, por ejemplo para delimitar el área de tratamiento con un rotulador púrpura. Podrá eliminarse estas marcas con aceite mineral cuando sus terapeutas se lo permitan.
  • No use alcohol ni toallitas con alcohol en la piel del área que está siendo tratada.

Humedezca su piel con frecuencia

  • Empiece a usar una hidratante cuando comience el tratamiento. Esto puede ayudar a minimizar cualquier reacción cutánea. Entre las hidratantes de venta libre que puede usar están Eucerin®, Aquaphor® o caléndula. Tal vez le receten furoato de mometasona, una crema con esteroides, al inicio o durante la terapia con radiación para tratar el picor de piel. Hay otros productos que también son buenos; su enfermero/a le podrá recomendar alguno de ellos. Use solamente uno a menos que su enfermero/a le indique que use varios a la vez.
  • Aplique la hidratante 2 veces al día. Su enfermero/a le dirá si debe hacerlo con mayor o menor frecuencia.
    • Si su terapia con radiación se realiza por la mañana, aplíquese la hidratante:
      • después del tratamiento,
      • antes de acostarse.
    • Si su terapia con radiación se realiza por la tarde, aplíquese la hidratante:
      • por la mañana, al menos 4 horas antes del tratamiento.
      • antes de acostarse.
    • Los fines de semana, aplíquese la hidratante:
      • por la mañana.
      • antes de acostarse.
  • No elimine la hidratante con agua antes de su tratamiento. Su piel se podría irritar.

Evite irritar la piel en el área que está siendo tratada

  • Use ropa interior holgada de algodón. No use sostén con ballenas o ropa ajustada que roce la piel.
  • Use solamente las hidratantes, cremas o lociones que le recomiende su médico o su enfermero/a.
  • No use maquillaje, perfumes o polvos en el área que está siendo tratada.
  • Puede usar desodorante sin aluminio en la piel intacta del área que está siendo tratada. Deje de usarlo si se le irrita la piel. Ejemplos de estos desodorantes incluyen Tom's of Maine®, Arm and Hammer Essentials Solid Deodorant®, almidón de maíz o desodorantes de cristal.
  • No afeite la piel tratada. Si debe afeitarse, use solamente una afeitadora eléctrica. Deje de hacerlo si se le irrita la piel.
  • No se ponga cinta adhesiva en la piel tratada.
  • No permita que la piel tratada entre en contacto con calor o frío extremos. Esto incluye baños calientes, bolsas de agua, paños calientes y bolsas con hielo.
  • Si le pica la piel, no se rasque. Pídale a su enfermero/a que le recomiende cómo aliviar el picor.
  • Si no tiene reacciones en la piel durante el tratamiento, puede nadar en una piscina con cloro. No obstante, asegúrese de aclararse el cloro inmediatamente después de salir de la piscina.
  • Evite broncearse o quemarse la piel durante el tratamiento y después del mismo. Si va a estar al sol, use una crema solar sin PABA con un filtro de protección solar de 30 o más. Además, use ropa holgada que la cubra lo más posible.

Molestia o hinchazón en las mamas

Posiblemente sienta sensibilidad en la mama, especialmente en el pezón, en los primeros ciclos de tratamiento, habitualmente durante la primera semana. Además, puede acumularse líquido adicional en la mama que puede causarle una sensación cortante o punzante. Puede sentir la mama o el pecho pesados o hinchados. También puede tener algo de rigidez en el hombro del lado afectado. Estas sensaciones pueden comenzar en los primeros días de tratamiento y persistir muchos meses después de haberlo terminado. A continuación le damos algunas sugerencias para ayudar a reducir esta molestia.

  • Use sostén blando y flojo sin ballenas. Posiblemente incluso encuentre que es más cómodo no usar sostén.
  • Tome ibuprofeno para el dolor, según sea necesario. Si no puede tomar fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno, en su lugar puede tomar acetaminofén (Tylenol®).
  • Haga sus ejercicios con el brazo para aliviar la rigidez en el hombro. Los ejercicios de elevación del brazo por la pared con los dedos de la mano son muy útiles.

Fatiga

Puede presentar fatiga (es decir, falta de energía, somnolencia, debilidad y falta de concentración) después de 2 a 3 semanas de tratamiento. Esto desaparecerá gradualmente después de que finalice su tratamiento, pero puede durar varios meses. Hay muchos motivos por los que puede presentar fatiga durante el tratamiento, como son:

  • los efectos de la radiación en su cuerpo,
  • viaje de ida y vuelta para el tratamiento,
  • no tener un sueño suficientemente reparador por la noche,
  • no comer suficientes proteínas y calorías,
  • tener dolor u otros síntomas,
  • sentir ansiedad o depresión.

Algunas personas encuentran que su fatiga es peor en determinados momentos del día. A continuación se damos algunas sugerencias para ayudarle a manejar su fatiga.

  • Si está trabajando y se siente bien, continúe haciéndolo. Sin embargo, trabajar menos puede ayudarle a aumentar su energía.
  • Planifique sus actividades diarias. Escoja las cosas que son necesarias y más importantes para usted y hágalas cuando tenga más energía.
  • Planifique el tiempo para descansar o duerma siestas breves durante el día, especialmente cuando sienta más cansancio. Posiblemente también encuentre que ayuda acostarse más temprano por la noche y levantarse más tarde por la mañana.
  • Pida ayuda a familiares y amigos para hacer la compra, cocinar y limpiar.
  • Algunos pacientes tienen más energía cuando hacen ejercicio. Pregúntele a su médico si puede hacer ejercicios livianos, como caminar.
  • Coma alimentos que tengan alto contenido en proteínas y calorías.
  • Algunos pacientes tienen otros síntomas, como dolor, náuseas, dificultad para dormir o sensación de depresión o ansiedad. Todo esto puede aumentar su fatiga. Pídale a su médico o enfermero/a que le ayude con cualquier otro síntoma que pueda tener.

Salud sexual

Puede seguir llevando una vida sexualmente activa durante el tratamiento, a menos que su oncólogo radioterapeuta le indique lo contrario. No obstante, si está en edad de concebir, debe utilizar anticonceptivos para evitar el embarazo durante el tratamiento.

Posiblemente tenga inquietudes acerca de los efectos del cáncer y su tratamiento en su sexualidad. Un material excelente es el cuadernillo Sexualidad y cáncer. Hay dos versiones disponibles, una para hombres y otra para mujeres. Puede conseguir una copia de este cuadernillo de la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society). Llame al 1-800-227-2345 y dígales qué versión desea.

El Memorial Sloan Kettering Cancer Center (MSK) tiene un programa de Salud sexual para ayudar a los pacientes a hacer frente al impacto de su enfermedad y el tratamiento en la salud sexual. Puede consultar a un especialista antes, durante o después de su tratamiento.

  • Programa de medicina sexual femenina y salud de las mujeres: llame al (646) 888-5076 para pedir una cita
  • Programa de medicina sexual y reproductiva masculina: llame al (646) 497-9068 para pedir una cita

Salud emocional

El diagnóstico y tratamiento para el cáncer puede ser muy estresante y abrumador. Puede sentir depresión, ansiedad, confusión, temor o rabia. Puede tener sentimientos intensos relacionados con cualquier cambio permanente. Estos cambios pueden afectar a su bienestar emocional. Hay ayuda disponible para usted en cualquier momento. Si desea asesoramiento, su enfermero/a puede derivarle a un trabajador/a social, psiquiatra o asesor/a.

El Programa de Recursos del MSK para la vida después del cáncer (Resources for Life After Cancer, RLAC) ofrece servicios de apoyo para después del fin de su tratamiento. Si desea más información sobre estos servicios, llame al (646) 888-4740.

Además, es posible que encuentre consuelo hablando con un superviviente del cáncer o cuidador que haya pasado por un tratamiento similar. A través de nuestro Programa de apoyo entre pacientes, puede tener la posibilidad de hablar con antiguos pacientes y personas encargadas del cuidado. Si desea más información sobre este servicio, llame al (212) 639-5007.

Signos y síntomas de depresión

La depresión puede ocurrir en cualquier momento cuando se padece una enfermedad grave. Es importante que reconozca estos síntomas. Hay ayuda disponible para tratarla y manejarla. Los signos de depresión incluyen:

  • cambio en los patrones de sueño (como dormir demasiado poco o dormir demasiado);
  • cambio en el apetito o los patrones de alimentación (como comer demasiado poco o comer demasiado);
  • sentirse triste, deprimido o desesperanzado;
  • ya no disfrutar de las actividades que antes le gustaban;
  • tener pensamientos o planes de suicidio o de autolesionarse;
  • sentirse muy cansado o tener poca energía;
  • sentirse lento;
  • sentirse ansioso o inquieto;
  • tener problemas para concentrarse en tareas o actividades, como leer.

Si tiene alguno de estos síntomas y duran más de 2 semanas, informe a su médico, enfermero/a o trabajador/a social.

Después de su tratamiento

Asegúrese de acudir a las citas de seguimiento con su oncólogo radioterapeuta. Evaluará su respuesta al tratamiento. Posiblemente le realice análisis de sangre, radiografías y evaluaciones durante estas visitas. Antes de acudir, anote sus preguntas e inquietudes. Tráigalas, junto con una lista de todos sus medicamentos. Si se está quedando sin algún medicamento que necesite, informe a su médico antes de que se le acabe. También puede llamar a su médico o enfermero/a en cualquier momento después del final del tratamiento o entre las visitas de seguimiento, si tiene alguna pregunta o inquietud.

Posiblemente haya tenido ocasión de consultar a un nutricionista y a un trabajador social durante su tratamiento. Estos especialistas permanecen disponibles para ayudarle en persona o por teléfono durante y después de su terapia con radiación. Su trabajador/a social también puede recomendarle grupos de apoyo que le pueden resultar beneficiosos.

En algún momento, su médico puede transferir su atención a un profesional de enfermería especialista en supervivencia. Dicho profesional es integrante del equipo de cáncer de mama del MSK y trabaja estrechamente con su médico. A medida que sus necesidades disminuyan, la asistencia de seguimiento podrá ser transferido del MSK a su médico habitual. El momento para ello dependerá de su cáncer en particular y de su tratamiento. Generalmente ocurre alrededor de 10 años después del tratamiento.